Biblioteca escolar

Biblioteca escolar

jueves, 25 de septiembre de 2014

HOLMESIANOS

LONDRES EN LA ERA VICTORIANA

Incalculables beneficios se obtienen de la lectura frecuente de los relatos de Sherlock Holmes. Cuando Arthur Conan Doyle inició la feliz y extensa relación de sus aventuras no sospechó, probablemente, que alumbraba a uno de los personajes más sugestivos y particulares de la literatura contemporánea. Se puede ser holmesiano por las razones más diversas, sencillas o complejas según los casos. La lectura de sus relatos es una fuente probada de emociones y entretenimiento. Pero no es sólo esto. Sherlock Holmes nos dará numerosas lecciones de lógica, química, música, psicología y hasta de boxeo. Nos guiará -quizás en un coche de punto- por las calles de Londres. El Strand, Picadilly, Mayfair, el East End, los Docks y el 221B de Baker Street dejarán de ser extraños para nosotros. Sherlock nos introducirá en los círculos sociales más diversos, desde los más aristocráticos a los más modestos, trataremos con la clase media londinense y, también, con los "irregulares" y la demás gente de los suburbios. Sabremos, además, de la existencia de tipos tan interesantes como envidiables - el caso de Mycroft, hermano de Sherlock- y conoceremos la grandeza de la amistad, tan noblemente representada por John Watson, médico militar en la reserva y hombre de corazón. Y sobre todo, frecuentar a Sherlock Holmes, nos permitirá evocar la luz, el smog y los inciertos contornos del Londres victoriano, esa ciudad tan apasionante como terrible. Tampoco dejaremos de lado a la campiña inglesa y sus magníficas casas. No cabe duda: ingresar en la cofradía de los holmesianos es siempre una excelente decisión.

AAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...